El Collage.

El encolado, mejor conocido como collage, es una técnica que consiste en pegar recortes de materiales impresos sobre una superficie.

La manifestación más antigua de collage que se conoce, se dio en el siglo XII. Se trata de poemas japoneses escritos sobre hojas de colores suaves pegadas a manera de rompecabezas.

Collage Japonés Siglo XII

En el siglo XX, pintores como Georges Braque y Pablo Picasso empiezan a pegar trozos de papel en sus pinturas. El collage toma más importancia durante la segunda guerra mundial, debido a la escases de materiales de pintura.

Collage de Pablo Picasso.

 

Actualmente se emplean también una técnica similar, pero invertida, llamada décollage. Consiste en pegar sobre el soporte capas de papeles, mismos que, después de terminada la obra, se pueden arrancar para conseguir efectos similares a los del collage.

Ejemplo del décollage. 

 

Los materiales, soportes e instrumentos necesarios para el collage no tienen límite, podemos emplear lo que pida nuestra imaginación.



El Cartel.

El cartel es el producto más importante del diseño gráfico. Es la representación gráfica de una idea que lleva implícito un mensaje; también lo conocemos como «poster» debido a la penetración del idioma inglés. En él predomina la imagen y en segundo término la tipografía. Su función es la de introducir una idea, de manera rápida, en la mente del observador.

El cartel tiene dos tipos de clasificación que se dividen a su ves de la siguiente manera:

Cartel Cultural.- El cartel cultural maneja casi siempre imágenes dibujadas.

Cartel Comercial.- En el cartel comercial predomina la fotografía.

Esta clasificación se subdivide en informativo ó formativo.

  • El cartel informativo se utiliza para anunciar algún producto o comunicar la realización de algún evento, como: Conferencias, conciertos, seminarios, etc.
  • El cartel formativo es utilizado como un medio para fomentar hábitos, como: Consumo (prevención del alcoholismo, la drogadicción, la obesidad, etc.), Seguridad (higiene, orden, etc.),  Actitudes (confianza, actividad, trabajo, etc.).

Un buen cartel debe tener las siguientes características:

  • Imagen: Interviene la forma, el color y la composición. Debe llamar la atención inmediata del espectador.
  • Texto: Debe ser corto, claro y preciso. La letra debe tener colores que resalten, tipografía sencilla y el tamaño suficiente para que pueda ser leído a una distancia media.
  • Formato:  Generalmente es rectangular y su disposición posición puede ser horizontal o vertical. El tamaño más reducido de un cartel es el que abarca cuatro hojas tamaño carta, si es más pequeño se le considera folleto.

Ejemplo de Cartel Formativo. 

 

Es todo por hoy, esperen el siguiente post de Hablemos de Arte.
Ya saben si les gusto la publicación háganlo saber con un voto, comentario y resteem.




Les invito a votar por @enginewitty como #witness de la plataforma Steemit dando clic aquí.



 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *