Podría preguntarle a cualquier persona que se dedique a alimentar a su familia y todos responderían igual: ya no sé que cocinar!!

Es el problema de toda señora (o señor, en algunos casos), haces los platillos que te sabes y que vienen de varias generaciones atrás en tu familia y después ya no sabes qué más hacer, pasando por picadillo, carne con verduras, con salsa, spaghetti, caldo de pollo, caldo de res, o cualquier otra receta que sea de todos los días, y después que? A repetir el menú.

Cuando sirves a tus hijos y esposo esperando su aprobación y ellos sólo se limitan a decir ‘otra vez lo mismo?’, da tanto coraje porque ni siquiera se imaginan lo que debimos pasar para saber qué cocinar ese día. Desde el día anterior se piensa en que cocinar en la mañana, en la tarde y en la noche y tal vez algunas como yo harán el menú de la semana desde el domingo, es un trabajo que requiere pensar y pensar, en mi caso también incluye una exhaustiva búsqueda en internet, estoy en varios grupos de recetas y además visito algunas páginas o ya de plano busco imágenes de comida! A eso he llegado porque realmente a mí también me aburre lo mismo…

Algunas veces haciendo la lista del mandado le pido ideas a mi esposo de comida para la semana y siempre me sale con lo mismo: milanesa empanizada, rajas con crema, chiles rellenos… Siempre comidas que requieren un buen tiempo de preparación y sinceramente con un bebé en casa no me da tiempo de ponerme a hacer comidas tan elaboradas, así que ni modo, a hacer lo mismo de nuevo.
Otras veces decido aventurarme a hacer recetas nuevas, algunas (pocas) han salido bien, otras no tanto, incluso recuerdo mucho dos que me enfermaron del estómago, así que es algo peligroso ponerse ‘creativa’.
Una cosa triste de ser la encargada de la comida es que el sazón de uno mismo no es bueno, uno se aburre de sus propias comidas, anhelo tanto que mi mamá me cocinara y lo disfrutaría tanto, recuerdo que antes de casarme cuando algo me gustaba mucho me servía dos veces, ahora que yo lo hago sólo como una vez.
Así que como consejo siempre valoren la comida que mamá sirve y cuando puedan cocinen para ella porque así como yo, anhela probar otro sazón.

fuente: imagen 1, imagen 2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *