Les contare algo sobre mi amistad con mi mejor amiga…

Esto es para mi comunidad, Tengo la fortuna de haber crecido junto a mi hermana, somos casi

gemelas, quienes nos conocen a ambas saben que nos parecemos mucho y que es difícil

adivinar la diferencia de edad. lo cierto es que nos llevamos exactamente un año de diferencia,

es impresionante pero yo nací el 7 de agosto y ella un año después el 14 de agosto, vaya coincidencia.

 

Al ser casi de la misma edad crecimos como gemelas, mi mamá nos dice que haciamos todo

juntas y al mismo tiempo, al crecer fuimos a la escuela juntas, estudiamos los mismos grados,

y en fin la verdad hacíamos todo juntas…

Lo mejor de tener una hermana es que siempre tuve una amiga

Al crecer con ella supe lo que es ser feliz y tener una amiga

Tener una cómplice de travesuras, una compañera en los momentos de miedo, tristeza y tambien de alegria.

Por ser yo la mayor asumí el papel de defensora de ella, (y obviamente ella se aprovechó

bastante debo acotar), me tocó cuidarla desde pequeñita, aunque éramos casi del mismo

tamaño, pero es que nos tocó quedarnos huérfanas de padre cuando eramos unas pequeñas,

así que eso nos unió más aún.

En la adolescencia nos hicimos las mejores cómplices y guardadores de secretos mutuos, era

divertido pero a la vez inquietante por temor a que nos descubrieran, no es que hiciéramos

cosas malas, solo que teníamos nuestro propio mundo y no admitimos intrusos, y eso generó

algunos problemas para socializar con otras personas.

En esa época supe lo que era una amiga verdadera, eramos las mas unidas, peleabamos, si y

bastante, pero mas rápido nos perdonamos que lo que duraba la pelea.

 

Compartir todas las cosas era la ley, en esa época lo único propio era la ropa y era por nuestras

diferencias de peso (Yo siempre he sido la gordita), pero en general todas las cosas eran de las

dos.

 

Eso incluye las responsabilidades de ayudar en cada a nuestra mamá, nos turnábamos y en

más de una ocasión nos peleábamos por eso, ninguna quería hacer lo que le tocaba a la otra y

admito que ella es más ordenada que yo.

Una hermana de verdad es una amiga que te escucha con su corazon

Al hacernos adultas, mientras estudiábamos en la universidad, cada una tomó su camino en

los estudios, aun así nos ayudábamos la una a la otra, yo nunca fui buena en matemáticas y

ella en literatura así que nos apoyamos en eso.

Con el tiempo nos enamoramos de un par de chicos, que casualmente eran amigos, y nos

casamos con otra vez una semana de diferencia pero esta vez en el mismo año, asi que mas

unidas imposible.

Hoy en día cada una tiene su hogar y responsabilidades

El amor y la amistad verdadera sigue intacta. a veces nos cuesta un poco reunirnos pero igual

se siente esa conexión a distancia, y aunque a veces los días se hacen semanas y hasta meses

sin vernos nos amamos, igual nos peleamos pero esa es la sazón que le da vida a nuestra

relación.

No diré que ella y yo coincidimos en todo, pensamos diferente en muchos aspectos, pero el

secreto de nuestra amistad es respetarnos una a la otra. Y sobre todo apoyarnos en las buenas

y en las malas.

 

Ahora estoy mas que feliz por ella porque pronto tendrá un bebe, y asi como ella ama y vive por

mi hija asi espero ser con mi sobrino, que ya lo amo pero que estoy impaciente por consentirlo

y malcriarlo como es el deber de cualquier tía.

 

Eso es todo por ahora, ya les conté una pequeña parte de mi, espero que les guste mi historia y

si tienen alguna anécdota interesante que contar sobre sus hermanos la pueden compartir en

los comentarios.

Imagen1Imagen2Imagen3


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *